jueves, 16 de julio de 2009

Casas ecológicas en México

Con la finalidad de optimizar el uso de agua en los hogares algunos arquitectos mexicanos diseñaron viviendas ecológicas.
Las casas ecológicas ubicadas al norte de la ciudad de México cuentan con un sistema de captación de agua pluvial, además de plantas tratadoras de agua a base de ozono, que permiten procesar aguas negras y aguas jabonosas.
“Como ustedes pueden imaginar en el centro de cada condominio están las plantas de tratamiento que están diseñadas de tal manera que los wc's utilizan solamente agua ya tratada. En el caso del agua de lluvia que también se recupera tenemos una doble fosa donde descargamos esa agua”, señaló Luis Alfonso Romero Gomez, arquitecto.
Por su parte el arquitecto Galo Blanco señala “Es un proyecto que se basa en tratamiento de agua a base de ozono y tiene un costo de mantenimiento muy bajo”, “Las casas y departamentos cuentan con lo que son los calentadores solares. Esto a parte de no contaminar en el aspecto del fas ayuda a tener ahorro significativo del gas que son alrededor de un 50% en el consumo del gas”
Sin embargo para la construcción de estas viviendas se requiere realizar una gran nversión, en este proyecto de casas ecológicas en la ciudad de México la inmobiliaria realizó una inversión cerana a los 40 mil pesos por casa. Y el costo por este tipo de vivienda oscila entre los 900 mil y el millón y medio de pesos.






Referencias:
http://ecoloquia.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1288&Itemid=56

jueves, 2 de julio de 2009

Lugares donde hay casas ecológicas

Introducción

Con la situación del cambio climático mundial, en la actualidad las casas ecológicas se han puesto de moda en los países desarrollados. Se tratan de viviendas autosuficientes que ayudan a la conservación del medio ambiente. Consiguen condiciones óptimas de habitabilidad con el menor consumo energético posible. Suelen tener entre 40 y 70 metros cuadrados. Su precio oscila entre los 50.000 y los 100.000 euros. Alemania, Italia y Francia son algunos de los países que ya cuentan con este tipo de alojamientos.

Para construir este tipo de viviendas, a parte del terreno, se tienen en cuenta otros aspectos como su orientación y la naturaleza que le rodea. Se pretende que el entorno natural conviva en armonía entre los humanos y, que el gasto energético, se reduzca al máximo a la vez que la habitabilidad sea confortable.

Desarrollo:
Arquitectura bioclimática
- Limitar las pérdidas energéticas del edificio, orientando y diseñando adecuadamente la forma del edificio, organizando los espacios interiores y utilizando entornos protectores.
- Optimizar las aportaciones solares, mediante superficies acristaladas y con la utilización de sistemas pasivos para la captación del calor solar.
- Utilizar materiales constructivos que requieran poca energía en su transformación o para su fabricación.

Forma y orientación
Un edificio mal orientado y con una forma inadecuada puede necesitar más del doble de energía que uno similar bien diseñado y orientado. La forma juega un papel esencial en las perdidas de calor de un edificio. En general, se puede afirmar que las estructuras compactas y con formas redondeadas tienen menos pérdidas de energía que las estructuras que tienen numerosos huecos, entrantes y salidas. La orientación de los muros y ventanas de un edificio influyen de manera considerable en las ganancias y pérdidas de calor de un edificio. En zonas frías es muy importante que los cerramientos de mayor superficie, los acristalamientos y las estancias o habitaciones de mayor superficie estén orientadas al sur. Contrariamente, los acristalamientos y superficies orientadas hacia el norte deben ser lo más pequeños posible. En zonas muy calurosas, lo que más interesa es que haya la menor superficie de acristalamientos en las orientaciones con más radiación solar (la orientación sur y la sureste).

Cerramientos exteriores y envolventes del edificio
Actuando sobre la envolvente o piel del edificio, se pueden captar, conservar y almacenar recursos energéticos del entorno inmediato. Además, el modo en que se coloquen los diversos huecos, y la distribución de las distintas habitaciones podrá facilitar la ventilación natural. Las ventanas y cristaleras, los invernaderos, los atrios y los patios, con una adecuada orientación, permiten que la radiación solar penetre directamente en el espacio a calentar en invierno, lo que producirá un ahorro en calefacción. En verano la disposición de los elementos de sombreado, como los voladizos, los toldos y persianas, porches, etc., también podrán evitar ganancias de calor, reduciendo así el consumo de energía eléctrica.
Un modo de evitar la ganancia de calor en verano es mediante sistemas evaporativos y de rociado de agua. Así, colocar una cortina o lámina de agua en una pared aumenta la sensación de confort en verano, ya que el calor es absorbido por el agua al evaporarse y de esta forma se mantiene una temperatura agradable en el interior de la vivienda. Otra forma de evitar la absorción de calor es pintando las paredes de las casas de colores claros ya que los colores obscuros absorben el calor con mayor facilidad que los colores claros.

Los árboles, setos, arbustos y enredaderas, ubicados en lugares adecuados, no solo aumentan la estética y la calidad ambiental, sino que además proporcionan sombra y protección ante el viento. Por otra parte, el agua que se evapora durante la actividad fotosintética enfría el aire y se puede lograr una pequeña bajada de temperatura, de entre 3 y 6 ºC, en las zonas arboladas.

Países que cuentan con estas viviendas
En Alemania, el diseñador Werner Aisslinger creó el
“Loft Cube”, una estructura fabricada con corian (materiales naturales) de unos cuarenta o sesenta metros cuadrados sobre pilotes. Permite incluir piscina, jacuzzi y terraza. Algo novedoso, es que puedes viajar sin dejar tu casa, ya que puede ser transporta en helicóptero. Su precio aproximado es de 100000 euros. En Francia, Ecop Habitat, una empresa de consultoría que diseña casas ecológicas, propone el “Mini Loft 36”. Este tipo de vivienda está muy comprometida con el consumo energético, ya que gracias a sus paneles fotovoltaicos y a su turbina eólica, entre otros, adquiere autonomía energética. Este Mini Loft 36 tiene unas dimensiones de unos 40 metros cuadrados y su precio oscila entre 40.000 y 90.000 euros. Otra de las construcciones ecológicas en Europa se encuentra en Italia. Los arquitectos de Hangar Design, se encargan de diseñar viviendas prefabricadas, basadas en la modernidad y la imperfección de sus estructuras. Sus dos modelos más significativos son la cabaña “Suite Home”, con grandes ventanales, y el chalet refugio “Joshua Tree”.

Casa ecológica en San Francisco
video